El período de prueba

¡Estamos muy contentos! Estuvimos recibiendo mensajes de mucha gente que gracias a las webs de Busco Trabajo han podido al fin conseguir un empleo digno. Pero la búsqueda laboral no termina ahí: hay que pasar el período de prueba. 

El período de prueba son esos primeros 90 días en que el empleador tiene derecho a terminar tu contrato, sin motivos, sin explicaciones. Es decir que en estos 90 días, debés probar que sos realmente eficiente y podés cubrir las necesidades de la compañía. 


¡¡Pero no te desesperes!! Nadie espera que seas Einstein y entiendas todo al segundo que entraste a la empresa. Todas las compañías son distintas, todas tienen su propio vocabulario, su propia dinámica de trabajo, sistemas de computación diseñados para ella, etc. ¡Es imposible que entiendas todo en este corto tiempo!

Entonces, ¿cómo le demuestro a mi jefe que realmente valgo en 90 días? Acá le van mis consejos, los he aplicado en los 3 trabajos que tuve hasta la actualidad y ¡siempre me sirvieron!

- Sé proactivo. Ya sé, está frase está trillada, pero es realmente la verdad. Nadie quiere un empleado que se siente a no hacer nada hasta que se lo pidan. Levantate de tu escritorio, pregunta si podés hacer algo, ofrecete a hacer tareas simples (¡aunque tengas que servir un café o sacar fotocopias!), o simplemente, si no hay nada que puedas hacer, pregunta amigablemente ¿podría entonces sentarme al lado tuyo a observar qué haces, así voy aprendiendo? No todos están dispuestos a enseñar. Pero siempre hay alguien en el equipo que tiene al menos un poco de vocación de profesor. Encontrá esta persona y ¡sacale todo el jugo!

- Preguntá. Todo. Mil veces si es necesario. No hagas algo sin entenderlo bien. Interesate por tus tareas, llevalas más allá. No te sientes como un robot a seguir manuales al pie de la letra. Cuestionate qué estás haciendo, y cualquier cosa que no entiendas, preguntala. Tus compañeros van a valorar que te interese entender qué estás haciendo y quieras esforzarte en hacerlo bien. 

- Innová. Hoy en día las empresas lo primero que buscan en un empleado es una visión fresca. Y esto aplica a casi todos los trabajos que conozco. Rompete la cabeza buscando formas nuevas y mejores de hacer las tareas que te den. Cualquier idea que pueda eficientizar un proceso, aunque luego no pueda ser llevada a cabo por X motivo, va a hacer que tus compañeros noten tu interés y empuje para hacer las cosas. 

- Integrate. Esforzate para entender las costumbres del grupo e intentá formar parte. Si ves que almuerzan todos los días juntos, almorzá con ellos. Si ves que todos los jueves salen a tomar algo después del trabajo, hace lo posible por sumarte. Sé amigable, preguntale a todos cómo están cada mañana que entres a la oficina, saluda a cada uno de tus compañeros todos los días. En tu cumpleaños, cuando te recibas, o en cualquier otra ocasión especial -o sólo porque sí!- prepara una torta, comprá facturas, o cualquier cosa que se te ocurra y compartilas con ellos. ¡Averiguá los cumpleaños de cada uno y qué acostumbran hacer en ellos! No te quedes afuera. Nadie quiere echar a una persona que le cae bien. 

Sé que no es fácil al principio. Pero, ¡realmente vale la pena! 

¡No te olvides! Si tuviste alguna experiencia en tu trabajo, en alguna búsqueda, entrevista, o cualquiera cosa relacionada al ámbito laboral que creas que puede resultar útil para el resto de los lectores, te invitamos a que la mandes a: buscotrabajoblog@outlook.com. ¡Podés hacerlo de forma anónima!

0 comentarios:

Publicar un comentario